Neutropenia febril asociada a la ingesta de metimazol: reporte de caso

Ronald Yesid Maestre Serrano, Angie Cucunubá-Toloza, Ana Teresa Díaz-Hernández, Cielo Estrada-Redondo, Olivia Silva-Sanchez

Texto completo:

HTML PDF

Resumen

La neutropenia se define como un recuento absoluto de neutrófilos menor a 1500 células /µL. Se debe a la disminución en la producción de granulocitos o al aumento en su destrucción, ya sea a nivel medular o periférico. Según la clasificación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) los grados de neutropenia van de 0 a IV, de acuerdo a la magnitud de la disminución del recuento de neutrófilos. El grado IV es el de mayor riesgo y corresponde a recuentos por debajo de 500 células/µL. El impacto en la morbimortalidad asociada a la neutropenia no está vinculado con la disminución directa del recuento celular, sino con los procesos infecciosos asociados a los que son propensos los pacientes que la presentan. Existen diversas condiciones por las que se puede desarrollar neutropenia, entre las que se encuentran las infecciones, las malignidades y los fármacos. Estos últimos pueden generar eventos adversos por mecanismos dosis dependiente, como en el caso de la quimioterapia citotóxica o por una reacción idiosincrática.  Se presenta el caso de una paciente femenina de 37 años de edad, con antecedentes de tirotoxicosis, tratada con propanolol y metimazol durante cuatro semanas, quien además de manifestaciones tóxicas, presentó neutropenia febril muy grave, que mejoró luego de suspensión del antitiroideo. Se pretende resaltar la asociación de neutropenia febril como complicación de uso de tionamidas y la importancia del seguimiento con exámenes de laboratorios para un diagnóstico oportuno.

Palabras clave

hipertiroidismo; tirotoxicosis; neutropenia febril; metimazol




Copyright (c) 2019 Revista Cubana de Hematología, Inmunología y Hemoterapia

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.